QUEREMOS SER LIBRES, SOÑAR, VIVIR, AMAR, NO DOLOR, NO RECHAZO, TODOS SOMOS HOMOS

Sueña el rey que es rey, y vive con ese engaño disponiendo y gobernando... qué triste pensar que haya quien se empeñe en reinar sabiendo que a de despertar en el sueño de la muerte... Pero así es el mundo y la vida, en difinitiva todos sueñan lo que son aunque ninguno lo entienda... la vida es un sueño. Y si en ese sueño hay amor, qué más da de qué sexo sean las personas, y en qué acera se encuentren, las personas somos personas, sigamos soñando, que la vida son sueños y los sueños sueños son.

(Latentes)


NO SOMOS ORGULLOSOS

NO SOMOS ORGULLOSOS
No al orgullo, porque somos personas, porque somos iguales, porque no tenemos que hacernos notar más, poque somos uno más, porque nuestra orientación sexual no nos define, somos lo que sentimos, lo que pensamos, somos necesarios, porque todos necesitamos de todos para ser felices, por eso NO SOMOS ORGULLOSOS.

ESTO ES SENTIMIENTO Y LO DEMÁS TONTERÍA

No habrá nadie que me diga dónde está mi lugar, porque conozco el lugar donde han de acabar mis pasos; a sus pies. Y no habrá barrera, ni mar, ni cueva que me impida llegar hasta ella. Nadie interceptará por lo nuestro, porque aunque así lo fuera y acabáramos en las mismísimas antípodas la una sin la otra, ni siquiera ella misma con la mano del viento podría borrar el brillo de sus ojos enamorados. Aunque quieran nadie podrá borrarlo, ni siquiera ella misma, y nadie podrá evitar que siga sintiéndolo, nadie, tampoco yo.

Por ello, porque el huracán del amor no se puede controlar, olvida, tú, todo lo demás y déjate llevar por tu sentir que es el que sabe qué es bueno para ti.

Somos así, y es bueno porque somos tal como sentimos ser. Un sueño desde luego, pero está vez es mucho más que esa vaga ilusión nocturna que se pierde en los claroscuros del amanecer. Esta vez es real, y es NUESTRO y a los demás, si no quieren entenderlo, que les dén.


(Latentes)


miércoles, 5 de agosto de 2009

Los doctores no saben atender lesbianas

LOS DOCTORES NO SABEN ATENDER LESBIANAS



Las organizaciones de mujeres que tienen sexo con mujeres denuncian falta de capacitación de los ginecólogos que las atienden. Médicos y estudiantes admiten que no reciben información específica. Los riesgos para la salud.


Laura pide turno con el ginecólogo. Llega temprano, espera en la recepción y, cuando la llaman por su apellido, ingresa al consultorio. Es su primera vez con ese médico. Luego de las presentaciones de rigor, el doctor pregunta:
–¿Vos con qué te cuidás? ¿Usás anticonceptivos? ¿Tu marido usa preservativo? No te pregunté: ¿sos casada? Laura no es casada. Y aunque tuviera en este momento una pareja estable y muchas ganas no podría casarse. Algunas de sus amigas, que llevan años conviviendo en pareja, tampoco son casadas. Laura no toma pastillas anticonceptivas y su pareja no usa preservativos. El doctor da por sobreentendido que Laura es heterosexual y, por lo tanto, no se le ocurre que pueda necesitar otra
forma de cuidarse.
Pero ella quería preguntarle a su ginecólogo cómo prevenirse de algunas infecciones de transmisión sexual. Quería consultarle cuál es el riesgo de transmisión del VIH entre mujeres y cómo debería hacer para evitarla. Sin embargo, su ginecólogo sigue hablando solo mientras ella calla, haciéndole preguntas que no puede responder, sin darle la menor posibilidad de corregirlo. Piensa en decirle:–Espere, doctor. Soy lesbiana.
Pero no lo hace. Se siente incómoda. La última vez fue peor. El doctor con el que había pedido turno (el que figuraba primero en la cartilla de la obra social) se quedó sin palabras cuando ella le dijo que era lesbiana. Agachó la cabeza, le dijo: “Ah, claro”, y apuró la consulta, con una amabilidad forzada. Ella le preguntó por las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), y el doctor le contestó que no estaba bien informado sobre las posibilidades de prevención en el sexo entre mujeres y que no sabía qué decirle.
“Muchas mujeres tienen miedo a una reacción hostil cuando dicen que son lesbianas o bisexuales, o a que otras personas se enteren, por ejemplo en pueblos o ciudades pequeñas. Muchas veces no lo dicen y su ginecólogo no les pregunta, perdiendo la oportunidad de que la consulta sirva, por ejemplo, para prevenir una ETS, ya que no reciben la información correcta para la prevención”, explicó a Crítica de la Argentina María Rachid, presidenta de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans.
Varias organizaciones lésbicas, nucleadas en la red Espartiles, reclaman que la heterosexualidad de las pacientes deje de darse por sobreentendida y piden que la capacitación de los profesionales de la medicina incluya información sobre la problemática específica de las mujeres lesbianas y bisexuales. Para ello, lanzaron una campaña titulada “Cambiemos las preguntas”.
Las organizaciones advierten acerca de la necesidad de que los/as profesionales de la salud estén capacitados/as para informar a sus pacientes lesbianas sobre la prevención del contagio del virus del papiloma humano (HPV). Dicho virus puede transmitirse de mujer a mujer en la relación sexual, pero el factor de riesgo principal es no realizarse exámenes ginecológicos, lo que impide la detección temprana.
Con respecto al VIH, no existen estadísticas e investigaciones acerca del contagio en prácticas sexuales entre mujeres y la falta de información hace que muchas piensen que no hay riesgo de contagio en una relación sexual con otra mujer.
Por otra parte, el mercado no ofrece productos para el sexo seguro que sirvan para ese tipo de relaciones. La organización lésbica La Fulana realizó talleres de capacitación en hospitales públicos y con cátedras de la Facultad de Medicina de la UBA. Los talleres estuvieron dirigidos a médicos y personal de salud de los hospitales Muñiz, Ramos Mejía y Fernández, así como a estudiantes de Medicina que realizan las prácticas en esos hospitales.
La campaña “Cambiemos las preguntas”
Las organizaciones lésbicas reunidas en la red Espartiles reclaman:
1. Una transformación del protocolo de atención. La pregunta: “¿Mantiene relaciones sexuales con varones y/o mujeres?”, puede predisponer a la paciente a sentirse cómoda para que sus demandas de salud sean atendidas.
2. Un trato no sexista ni lesbofóbico.
3. Relevamientos, estudios e investigaciones sobre la salud de lesbianas y mujeres bisexuales. 4. El acceso a los servicios de fertilización asistida sin discriminación alguna.
5. La modificación del protocolo de donación de sangre.
6. Capacitación de los profesionales de la salud acerca de las medidas de protección posibles para evitar el contagio de infecciones de transmisión sexual en las relaciones entre mujeres.7. Una salud sexual sin discriminación que contemple las distintas sexualidades.
“Ni una hora cátedra”
Silvina Ciocale, médica ginecóloga y obstetra, explica: “En toda la carrera, no hay una hora cátedra dedicada a hablar de homosexualidad. Me recibí a los 24 años, hice la especialización y nunca me hablaron del tema. Di clases en el Hospital Santojanni, donde fui jefa de residentes, y recuerdo que el temario de las clases que me encargaban era tradicional.
En la consulta médica el enfoque es organicista y no se habla de sexualidad”. La falta de inclusión de contenidos sobre homosexualidad en las carreras de medicina deja a los graduados sin respuestas. La prevención de las ETS en las relaciones entre mujeres que practican la sexualidad digital y oral o usan juguetes sexuales.
Ciocale asegura que es necesario explicar a las pacientes cómo higienizar y lubricar los aparatos o qué tipo de protección usar en el sexo oral, así como controlar la serología de infecciones como el VIH, sífilis, HPV o hepatitis B. Para el HPV existe una vacuna que protege contra las variedades de bajo y de alto riesgo, incluidas las que se relacionan con el cáncer de cuello de útero, pero su aplicación es cara y no la cubre ninguna obra social.

6 comentarios:

* HADA ISOL dijo...

Sabes algo? cuando estudiaba medicina hace muuuuuucho tiempo,nos enseñaron como deben cuidarse las lesbianas( reconozco que el docente lo hizo en respuesta a una duda que tenía una compañera nuestra que es lesbiana),basicamante en el sexo oral poniendose un preservativo en la lengua,se abre el preservativo un poco y se lo usa,porque si no el hpv por ejemplo les dá verrugas en la lengua y en la garganta,no deben intercambiar juguetes sexuales,y si lo hacen es necesario desinfectarlos pero eso toma unos 15 minutos por lo que lo más indicado es que no los compartan,yo pienso que los medicos saben y no entiendo porque no las informan.Tienen derecho a protegerse como todos de las ETS,será que las discriman?
Considero sus reclamos justos,es hora de que en este mundo nos integremos todos,las diferencias no son dañinas al contrario nutren a una sociedad.Me ha gustado entrar a tu blog,no necesité dejar prejuicios fuera pues en este tema no los tengo,yo ahora no estoy escribiendo en los blogs pero nunca toqué el tema de las diferentes sexualidades que hay porque como yo los veo muy normales siento que si les doy un trato especial en mi blog,estoy contribuyendo a la idea de anormalidad que tienen muchos.un abrazo.

* HADA ISOL dijo...

Leí lo que le contestaste a Geni,y opino que claro que merecen ser tratados de igual a igual,pero del mismo modo que las mujeres en muchos lugares aun luchamos por la igualdad ante el machismo,todos tendremos que luchar por la igualdad entre todos seamos como seamos,y con los sentimientos que tengamos,un abrazo!

Latentes dijo...

Hola HADA ISOL, lo primero gracias por comentar e interesante, tienes razón, no sólo se discriminan a homosexuales, hay muchos colectivos discriminados, y el machismo es uno de los que también nos concierne a nosotras, desde luego que ninguna forma de discriminación me parece justa, y sobretodo, no debe parecer justa a nadie, todavía queda mucho por hacer, por eso vamos haciendo camino. Me parece aceptable por otro lado tu idea de no comentar nada en tu blog sobre gays etc. me parece respetable, es una manera de no hacer distinciones, es díficil, no queremos resaltar por encima de nadie, pero si no lo hacemos nos comerían, dónde llegar al término medio?, espero que con este blog alcancemos ese término medio, al menos nosotros, latentes, ya que mientras cada cual ponga su granito de arena, iremos mejorando

Latentes dijo...

y por último en cuanto a la entrada, me pareció interesante el tema, además de que nos sentimos identificadas con la misma. Muchas veces pasa así, desconozco si se tratan estos temas en la facultad de medicina, pero de todas formas, puedo cercionar que en las aulas, este es un tema tabú, y todaía esxiste aquello de los "diferentes", "raritos" etc. sobretodo y lo más grave, en boca de los propios profesores. Besos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Estoy verdaderamente espantada, angustiada y todo lo que acabe en ADA,estoy viviendo momentos leyéndote como aquí hace unos años, hay una incultura bestial, una manera de pensar retrógrada al máximo y que así actúen o piensen personas con carrera universitaria me deja pasmada, se supone que tienen estudios ! A veces es culpa de una formación troglodita desde pequeños y que arrastran toda la vida, no abren sus mentesn para pensar que el mundo, la vida y cada ser humano es diferente al otro y las tendencias sexuales de cada uno son libres y ni mejores ni peores que los demás, aquí por suerte se pueden casar y formar una familia feliz. Un abrazo.

Latentes dijo...

No es cuestión de estudios, es cuestión de educación :)

¡ Y TÚ QUE MIRAS !! ¬¬'

¡ Y TÚ QUE MIRAS !!  ¬¬'
Aunque la quiera a ella, aunque el mundo se empeñe en señalarnos y decirnos que somos diferentes, el concepto es el mismo, sentimos, como todo ser humano.. "La libertad de amar no es menos sagrada que la libertad de pensar". (Victor Hugo)